viernes, 9 de mayo de 2014

ÓPALOS MENILITOS O IDOLILLOS DE AGRAMÓN (ALBACETE). A TRAVÉS DEL TIEMPO


 Aunque a simple vista estos menilitos no tengan una gran importancia mineralógica para coleccionistas y sus formas quizás no sean del gusto de la gran mayoría, no están exentos de cierto misterio, debido sobre todo a las diversas formas y abultamientos que los componen, máximo interés si cabe hacia ellos, al encontrarse en yacimientos arqueológicos de nuestros antepasados que ya los usaron en su cultura. 

Este trabajo se puede encontrar en el estudio realizado por Mª Asunción Molina y Jerónimo Molina en el denominado ÍDOLOS NATURALES DE PIEDRA EN EL BRONCE DEL SURESTE PENINSULAR y en el que en parte se basa este abreviado resumen, que nos ha parecido interesante para conocer más estas enigmáticas piezas.

El nombre de menilito se  cree que procede de un antiguo suburbio de París llamado Menilmóntant (actualmente incorporado a París) en donde aparecían frecuentemente ópalos de este tipo.

Su aspecto redondeado se debe a que en el proceso de formación, las diatomitas se han depositado en oquedades rellenándolas. Ahora bien, no todos adoptan esa forma, ya que existen trozos de ópalos de aspecto plano. Y curiosamente en esos de aspecto plano se da bastante la cristalización. Hay que tener en cuenta que lo que vemos no es el ópalo, sino una capa de diatomita endurecida. Si se raspa o pule esa capa blanca, debajo sale el verdadero ópalo, de color grisáceo o negro.

 Algunos de ellos, quizás debido a sus circunstancias de formación, llegan a cristalizar en su interior, con un aspecto brillante parecido al de algunos sílex, de los que el ópalo es primo hermano.

Se encuentran en materiales de carácter lacustre pertenecientes al Mioceno superior y son provenientes de un gel producto de deposición de aguas termales, encontrándose en forma primaria como nódulos formando concreciones en esas rocas.

Zona de recogida de ópalos menilitos
También debemos citar  un trabajo de investigación que ha realizado el Museo Geominero en el año 1999 y que ha puesto en primera linea de investigación estas comarcas de Hellín y Elche de la Sierra, la importancia de los hallazgos de fósiles pisciformes y los más comunes las diatomitas messinienses localizadas en las formaciones del Mioceno superior, además del estudio de la estratigrafía son la referencia de estos estudios paleontológicos que muestran el registro paleoictiológico ibérico. Fuente de información y estudio:

 Arribas, A., Lozano, R., Menéndez, S., Moreno, I., Polonio, I. y Rábano, I. 1999. Un nuevo yacimiento paleoictiológico en el Mioceno superior del Sureste de España (Cañada Guerrero, Hellín, Albacete): potencial paleontológico y riesgos para su estudio y conservación. Temas Geológico-Mineros ITGE, 26, 377-379.


      Como si de una pirámide Egipcia se tratara, imponente se alza esta pared de la cantera que en periodos geológicos pasados estuvo sumergida por el mar Mediterráneo.

Muy cerca de la localidad de Agramón (Albacete) y en la comarca de Hellin se encuentra la vega del embalse de Camarillas, encontramos estos yacimientos de diatomitas que se formaron en extensas cuencas de origen lagunar. La diatomita es una roca sedimentaria compuesta esencialmente por acumulación de restos de plantas acuáticas unicelulares (diatomeas) consolidadas por  un fango compuesto principalmente por sílice (ópalo). El ópalo es a menudo un elemento fosilizador de animales y plantas.
Ópalos menilitos sobre la roca sedimentaria

Más formas caprichosas de los  llamados idolillos u ópalos menilitos
Su presencia delata la existencia en el pasado de esas grandes cuencas lagunares poco profundas. Al ópalo menilito se le da el nombre de "ídolo natural" o "idolillo" debido a que muchos se asemejan con figuras, la cabeza es un abultamiento menor con el tronco en los de dos, y pecho y abdomen en los de tres, cuello y cintura. Su altura oscila entre los 8 cm siendo de 3 a 5 cm habitualmente. En algunos ejemplares aparecen incrustaciones de gasterópodos fósiles en forma de turritellas.

Ópalo menilito y turritellas
Tanto en la foto de arriba como en la de abajo vemos restos fósiles, turritellas, gasterópodo y molusco acuático que vivía en los fondos marinos, era muy abundante en el periodo Eoceno 55 m.a. a 34 m.a. Era Cenozoica. Estos restos fósiles en la mayoría de las ocasiones se pueden ver a simple vista o con ayuda de una lupa de bolsillo.

Maravillosa muestra de ópalo menilito y restos fósiles de Turritellas.
Es idolillos naturales de piedra hallados en yacimientos  Enolíticos,  que apenas han sido retocados y se encuentran en su estado natural, solo en las partes más salientes de los abultamientos se observa adelgazamiento debido al roce natural del uso, en algún caso se le nota un cierto retoque para simular una nariz o unos hoyitos para simular los ojos;  proceden de diversos yacimientos y de dos o tres abultamientos, y diversidad de formas pudiendo contemplarse en su gran mayoría en el Museo Municipal de Jumilla (Murcia).

Esta formación caprichosa tiene forma de elefante.
Según los vecinos de Hellín, cercano al embalse de Camarillas, construido sobre el cauce del río Mundo, el nombre dado a estos idolillos, era el de bolas de Camaretas, (topónimo derivado de la proximidad a las cuevas del acantilado del cerro así mencionado) apareciendo a millares de todas las formas conocidas y réplicas de los ejemplares arqueológicos hallados.
Ópalo o Idolillo, solo los separan el uso y el tiempo.
Se les atribuyen poderes mágicos a estos idolillos que pudieran servir como, percutores, o buriles dada su característica dura y cristalina, también pudieran ser utilizados al ser lisos para alisar o bruñir, o bien considerarlos juguetes ¿canicas? o ¿ juego de bolas? e incluso que se hayan usado como chupetes, aunque de ser así tendrían unos mayores desgastes que los que presentan.

Las muestras que se ven a continuación pertenecen a piezas del área de geología y paleontología del museo Alto Bierzo adquiridas a través de intercambios y de la aportación del Grupo Mineralógico de Alicante (GMA) el cual nos a facilitado algunas piezas que enriquecen nuestro patrimonio mineral.
Este ópalo tiene forma de foca, sin palabras.

Forma alargada que se asemeja a una serpiente
Las formas caprichosas de estas formaciones son sin duda algo a estudiar, no por su morfología en sí, si no por lo que nos cuenta la historia, arqueología y su geología.

Forma oval

Sobre la matriz asoman turritellas
Estos gasterópodos moluscos son abundantísimos en este yacimiento además de otras formas fósiles que están siendo estudiadas de forma rigurosa.
Negativos de turritellas.
En la foto de arriba se observan las huellas de impresión de turritellas que se han soltado de su matriz dejando los relieves de la morfología 
Más turritellas
  En definitiva, que si llega a sus manos una de estas piezas, denle la importancia que se merecen y pónganlas en una vitrina como una de sus piezas más preciadas.

             Debemos de agradecer al Grupo Mineralógico de Alicante por la colaboración y participación en el desarrollo de este articulo con la aportación de fotos y documentación.

         Seguimos muy de cerca todas las actuaciones de este grupo que son un referente a nivel nacional en la divulgación, estudio y en la realización de actividades en todo el ámbito nacional por ello nuestro máximo respeto hacia este grupo de entusiastas de la provincia de Alicante.

              Aquellos que quieran documentarse más ampliamente podrán hacerlo en su página WEB que se cita en nuestro blog en el apartado de enlaces.

              Así son las cosas y así se las hemos contado.

4 comentarios:

  1. Que coisas mais lindas.

    ResponderEliminar
  2. Esperamos seguir dando la lata con más reportajes

    ResponderEliminar
  3. Y además: me encanta vuestra página. Tiene magia y salta cuando una busca particulares.
    Felicidades también a quien se ocupe de la redacción. Muy buen trabajo. Tanto por el cercano tono como por lo relevante, secuenciado y claro de la información.
    Gracias por respirar.

    ResponderEliminar