martes, 2 de diciembre de 2014

ESTIBINA O ANTIMONITA, DE MINA CASILDA, IGUEÑA (LEÓN)


  Mina  Casilda es sin duda un referente dentro del Bierzo como criadero de carbón y también en minerales  que nunca se han citado como a destacar, este yacimiento carbonífero el cual se conoce a nivel mundial por la calidad y variedad de sus fósiles del carbonífero,  nos muestra, que dentro de sus rocas, también aparecen minerales, tanto por su belleza como por su rareza e indicio mineral en el Bierzo.

  Ya citamos anteriormente y en reportajes la localización de smitshonitas verdes y esfaleritas descubiertas por esta asociación y que muestras de las mismas están expuestas en la Escuela de Ingenieros de  Minas de Madrid, también piritas irisadas de mucha belleza, clinoclorita y cuarzo hialino, dolomita, aragonito y calcitas muy destacables.

  Desde el principio ya detectamos algún cristal de estibina la cual también se pude citar como antimonita y que aparecieron de forma esporádica y escasa tanto en mina Lucrecia como en mina Casilda siempre asociada a la dolomita y al cuarzo.

  El conocimiento de la zona, la experiencia del grupo de investigación INGEMI y una voladura oportuna han dado con estas muestras que son de las mejores de este yacimiento que hemos encontrado hasta la fecha.

  Esta visita a la mina Casilda ha sido realizada por el INGEMI y con los permisos oportunos de visita coincidiendo con las labores de investigación del Paleobotánico de Córdoba que realizaban trabajos en la zona y que tuvimos la suerte de ser invitados a colaborar con ellos.

  La zona a trabajar nos enseña que en próximas incursiones podremos seguro recuperar más muestras de este bello mineral.


  Agregados en abanico  de cristales de hábito prismático muy fino de estibina sobre matriz de cuarzo, mina Casilda, Igueña (León)

   La estibina o antimonita, sulfuro de antimonio, como mineral  pertenece al grupo al grupo II Sulfuros (grupo de Strunz) cristaliza en filones independientes de cuarzo y antimonita  por sustitución de calizas. También aparece en fuentes termales con otros sulfuros. Brillo metálico, Ortorrómbico cristales aciculares a prismáticos alargados o al azar como en este hallazgo, muy débiles.
La dureza es 2 en la escala de mosh y su densidad 4,6 g/cm3, contiene el 71% de antimonio y el 29% de azufre.
Su color es gris plomo, puede contener trazas de oro, hierro y cobre, además de zinc, plata y cobalto.
Utilizado en industria textil como antiinflamable, aleaciones especiales y la fabricación del vidrio.

Agregados al azar de cristales aciculares de estibina o antimonita, impresionante.
   Son abundantes las diaclasas en este yacimiento, diaclasas que son las que contienen cristalizaciones de calcita y cuarzo en las cuales se encuentran las estibinas o  antimonitas. 

   Hemos tenido que extraer grandes bloques de arenisca debido a la fragilidad de los cristales de estibina que a consecuencia de los golpes saltan de la matriz, estos bloques serán fracturados con herramientas que eliminen las vibraciones de la roca.

   Hay una diferencia en las matrices donde podemos encontrar  estas estibinas o antimonitas y es que en las de mina Lucrecia están tapizando la dolomita y en las de Casilda es el cuarzo el que contiene estos cristales, es un detalle que diferencia estos dos yacimientos carboníferos.


Más estibinas o antimonitas.
    Se pueden ver algunos cristales que están doblados de una manera casi imposible formando medios círculos  y que refuerzan la belleza de las muestras minerales que hemos encontrado en este yacimiento minero. A la espera de nuevas fotos disfrutemos con las realizadas. 

Estibina o antimonita sobre matriz de cuarzo, mina Casilda, Igueña (León)

   En esta última incursión y coincidiendo con el equipo de investigación del Paleobotánico de Córdoba al cual acompañamos en unas jornadas, hemos podido recoger muestras de mineralizaciones existentes en este yacimiento carbonífero. La  antimonita o estibina  aparece en restos cuarcíferos muy fracturados por las voladuras recientes, en concreto tapizando una diaclasa de roca arenisca que contenía cristales de calcita y  cuarzo,  entre los cuales se encuentran los cristales aciculares radiales de antimonita.

Sin limpiar casi pasan desapercibidos los cristales de estibina  entre los prismas de cuarzo.
   Algunos cristales de estibina están recubiertos de una finísima costra que pudiera ser alteración de sulfuros asociados al mineral. Esta costra oculta el brillo metálico y la definición del cristal.

Algunas muestras no podrán ser limpiadas por la fragilidad de los cristales de estibina en matriz del cuarzo



Dificultosa la limpieza de estas muestras por la delicadeza y fragilidad de los cristales de estibina sobre el cuarzo.
   En la foto de arriba que aun refleja restos de agua que han facilitado la limpieza de los cristales de estibina, no deja ver la fragilidad de los mismos que al no estar consolidados en la matriz y casi sueltos se despegan de la misma con una facilidad que no deja opción a una  limpieza más exhaustiva.

Más cristales formando un enrejado de cristales radiales alargados
 Cada vez que descubrimos algún mineral o datación nueva en el Bierzo supone un tesoro encontrado que debe ser mostrado y conservado, parte de estas muestras podrán verlas en la sala expositiva permanente "PLINII SECUNDI" de nuestro museo.

 No sabemos si tendremos otra oportunidad como esta para poder recoger más muestras pues la zona mineralizada la cual se sitúa en zona muy demarcada y en estratos muy definidos esta siendo demolida y extraída para sacar el carbón que se encuentra en niveles inferiores del yacimiento.
No obstante muestras interesantes ya forman parte de nuestro museo y en breve serán expuestas para el disfrute de los amantes del mundo mineral y sobre todo de nuestra comarca del Bierzo.

Así son las cosas y así se las hemos contado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario