domingo, 11 de diciembre de 2016

ÓPALOS DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIAS


    Otra vez nos salimos de nuestra tierra para mostrar tesoros que escondidos a través de millones de años ven la luz por la constancia y el tesón de amantes del mundo mineral y de su generosidad. En esta ocasión nos desplazamos a las Islas Canarias y más especialmente a las Palmas de Gran Canarias.
       Este será el último reportaje de este año antes de empezar las vacaciones navideñas  que tan merecidas las tenemos, esperamos os guste esta introducción dentro del maravilloso mundo de las gemas y piedras preciosas.

     El ópalo es una de las piedras semipreciosas más bellas de la tierra, sus variedades y colores las hacen ser codiciadas por cualquier coleccionista que se precie.

    Debemos de agradecer a Víctor  Cañadillas residente de estas islas y ya conocido por nosotros, las imágenes y muestras que mostramos en  este reportaje, así como  otras de otro documento gráfico realizado por nosotros sobre las fabulosas  analcimas de Gran Canaria que tanto han dado de que hablar.

Zona de extracción del ópalo, duro el trabajo que realiza Víctor atacando la cuarcita.
    Este reportaje es un monotemático sobre esta piedra preciosa y sobre las muestras que exponemos, aunque la información ofrecida hace referencia a todo lo referido en clasificación, catalogación y datos de interés no vamos a mostrar imágenes que no sean correspondientes a este indicio mineral, la belleza que ofrecen así lo merece.


Trabajo laborioso de nuestro amigo Víctor en su extracción
    En breve podremos contar con alguna muestra para nuestro museo que Víctor nos ha ofrecido y que sabemos va a enriquecer el apartado de gemología de la sala Plinii Secundi.

Muy estrecho este filón, pasa casi desapercibido




   En esta imagen podemos observar el filoncillo de ópalo de varios centímetros encajando en un tipo de basalto de posible origen submarino que ha ocasionado emisiones hidrotermales con formación de ópalo
Otro encaje de ópalo marrón en roca









   Otra zona de ópalo encajando en cuarcitas  aunque este tiene unas coloraciones marrones más oscuras. Algunos científicos han datado estos ópalos en  más de 40 Ma (eoceno)  de antigüedad aproximadamente
    Destacan por su color y brillo estas muestras en la imagen de abajo de ópalo entre tantos restos de rocas variadas, debemos de imaginar las sensaciones que recorren su cuerpo y lo gratificante  al volver a este indicio mineral de ópalo, sin duda un lujo. 

Ópalos marrones y bicolores

   Con estas muestras minerales queremos dar a conocer algo novedoso a la vez que espectacular por los colores y matices que ofrecen estas muestras  de ópalo.

    Los distintos blogs y páginas web relacionadas con los minerales se duplican y multiplican en mostrar siempre los minerales denominados tipo, y que al cabo del tiempo, nos cansan su visión por ver siempre los mismo, con ello no me refiero a que nos cansemos de ver tesoros minerales y que para nosotros lo son todos los que existen, pero si poner en valor otros que pasan desapercibidos teniendo una presencia visual y científica aceptable.

    El ópalo es un dióxido de silicio incluido dentro del subclase de los téctosilicatos y grupo de la sílice (gel producto de deposición de aguas termales), es amorfo en la fractura aunque contiene en algunas variedades preciosas, esferas de sílice. Del latín opalus y del griego opalios, que a su a su vez viene del sanscrito upala, cuyo significado es piedra preciosa.

    Está constituido por diminutas lepisferas formadas por capas sucesivas de cristobalita y tridimita, dos minerales pertenecientes a la clase de los silicatos que coinciden con el cuarzo en su composición, pero que difieren de él por sus respectivas estructuras cristalinas. Estas partículas microscópicas tienen un diámetro de aproximadamente 0,1 μm (1/10000 de milímetro) y se encuentran como estructuras empaquetadas en un enrejado tridimensional. 

   Aunque se sigue denominando como mineral estrictamente no lo es, ya que esta compuesto de  tridimita, cristobalita o compuesto de sílice amorfa.

   Debido a ese preciso enrejado, es la única gema conocida capaz de reflectar los rayos solares o de luz y transformarlos en los colores del arco iris (desde el rojo hasta el violeta). A diferencia de otras gemas, el efecto reflector del ópalo no se debe a sus impurezas, sino a la penetración de la luz a través de unos espacios llamados vacíos o 'voids' ubicados entre las esferas.

Ópalo de color crema y marrón




     Sobre el tema de la dureza existen criterios diferentes varían entre 5- 6,5 a 7 en la escala de Mosh, presentando además una notoria fragilidad; cualquier golpe o cambio de temperatura puede fisurarlo, por ser amorfo no presenta exfoliación, la fractura es concoide.
Su densidad  esta entre 1,09/ a 2,03 g/cm3






Bellísima muestra bicolor





   El ópalo a nuestro entender es una de las gemas mas bonitas que existen bien por sus variedades y gamas de colores o por su fuerza como amuleto usado por múltiples civilizaciones.
    La deshidratación de algunos ópalos, es decir la ausencia de agua hace que pierda el color y brillo característico, tiene un contenido en agua que va desde el 2% hasta un 20% como máximo






Intenso color marrón y blanco



   Son distinguidas 4 clases, Ópal-CT, cristobalita- tridimita, Opal-C, cristobalita, Ópal-AG, Amorfo- Gel (esferas de silice amorfa muy juntos que forman una rejilla de difracción para crear ópalo noble). Ópal-AN, amorfo de la red ( que se encuentra como Hialita) Fuente www.mindat.org/

   A nivel gemológico se  encuentran unas 9 clases de ópalos independientemente que comercialmente se denominan otros 4 nombres más dependiendo de las características del mismo.






  Con interés "científico" existen unas 73  variedades aproximadamente,  destacaremos las siguientes  con interés gemologico y mineral :

Ópalo blanco. Con juego de colores, traslucido o semitranslucido. Color blanco, grisáceo o amarillento, a veces lechoso y turbio.
Ópalo negro. Con juego de colores, opaco, de color oscuro; azul negro a pardo o verdoso. Es el más raro, bello y cotizado. Los buenos ejemplares alcanzan precios desorbitados, muy por encima del resto.
Ópalo de agua. Con juego de colores pobre. Transparente o semitransparente. Incoloro o amarillo pálido.
Ópalo de fuego. Con  o sin juego de colores. Transparente y semitransparente. De color amarillo, anaranjado, rojizo o rojo.
Hidrófano. Traslucido, lechoso y muy poroso. Cuando se mete en agua se vuelve más transparente. Algunos ejemplares muestran un ligero juego de colores.
Ópalo matrix. ópalo que conserva parte de su roca madre, generalmente en la base o en forma de venillas de color marrón rojizo. Para muchos no es una autentica variedad, sino una forma de presentación.
Ópalo boulder (en roca). ópalo con juego de colores, demasiado fino para ser tallado que se deja adherido a la roca madre.
Ópalos de colores. Traslucidos y sin juego de colores, de colores diversos: verde, amarillo, cereza, azulado etc.
Hialita. Incoloro, transparente y sin juego de colores.

    No obstante existe una amplia relación de nombres comerciales relacionados con los dibujos que forma el juego de colores, incorporándose muchas veces estas denominaciones al grupo de variedades como si verdaderamente lo fueran, un ejemplo son las siguientes:

Ópalo arlequín (efectos en rombos)
Ópalo floral (efecto en forma de hojas)
Ópalo estrellado (efecto de cielo estrellado)
Ópalo ondulante etc.
Maravillosa pieza de ópalo que se asemeja mucho a un caramelo Toffee de antaño

Sin duda una pieza especial y singular.

    
  
     Transparencia desde muy transparentes hasta opacos. Refracción, su índice de refracción es bajo, sobre 1,450. Su brillo es vítreo aunque a veces resinoso o cereo, al ser amorfo es óptimamente isótropo.
Para darles más lustre y embellecer más las piezas se usan aceites, ceras y plásticos.




    


Observamos la fractura concoidea



 Los antiguos romanos ya valoraban a los ópalos sobre todas las otras piedras preciosas y pagaban altos precios por las piedras de lujo.   
  En el mundo romano, Plinio (23-79 dC), el famoso escritor y filósofo naturalista, en sus escritos describe su compra de ópalo: "tener un fuego refulgente de carbunclo (rubí o granate), el glorioso púrpura de la amatista, el verde mar de esmeralda, y todos los colores brillantes juntos mezclados de una manera increíble”.




Bicolor, bellísima la muestra.






  Plinio, hablando del ópalo, opalus en latín, lo definió como la gema más bella después de la esmeralda, diciendo: "Procede de la India e incluye el fuego del rubí, la púrpura de la espléndida amatista, el verde de la esmeralda y todas las cosas relucientes en una extraña mezcla...".








    Luminiscencia frente a la luz UV larga. El ópalo presenta fluorescencia blanca, y algunos ejemplares dan fluorescencia amarilla y  verde por llevar uranio (uranilo, que es el ión más importante del uranio). El ópalo de fuego da a veces fluorescencia roja o verde. El ópalo negro y el de agua son inertes. El ópalo de fuego da fluorescencia rojiza fuerte o verde. El ópalo de agua es inerte.
Fuente de información de algunos datos: 
http://www.uned.es/cristamine/gemas/grupos/sílice/ópalo.htm 
Parecen pintados sus colores
  



   Las piedras de ópalo más famosas hasta el momento han sido la conocida como “Llama del Desierto Andamooka”, que es el más grande encontrado hasta el momento con un peso de más de 6 kilos y medio; el “Big Ben” de casi 1 kilogramo de peso y más de 4.000 quilates encontrado en Rayo Ridge y “La luz del mundo”, el más hermoso encontrado de tan sólo 40 gramos de peso y 2.250 quilates encontrado en Australia.








    Nos ha parecido bonito personalizar el final de este reportaje y  poder incorporar la imagen de este amigo, no lo definiremos mascota ni tampoco perro, Sancho es el compañero fiel de Víctor, sabemos lo que significa para el su compañía en las largas caminatas y búsqueda de tesoros minerales, son los únicos que aguantan nuestras neuras y defectos humanos sin pedir nada a cambio..... o si.... solo cariño.

Sancho a la sombra con un merecido descanso

Así son las cosas y así se las hemos contado

1 comentario:

  1. Muy bueno el reportaje. Gran persona Victor y Sancho un encanto.

    ResponderEliminar